Entre Apertura y Clausura, No Equipo, Para Volar

UN JUGADOR PUTEABLE

Imagen

Mientras espera que el perro termine de oler ese pequeño espacio de siempre, siente que ha salido desabrigado. Cuando hay tanta humedad, le cuesta calzarse las prendas adecuadas. Obliga al can a agilizar el trámite y se vuelve por una campera para emprender su búsqueda.

Los sábados, domingos y feriados son los días que más disfruta de comprar el diario. El sol acompañándolo por el barrio, el saludo con vecinos y los de seguridad de la empresa de internet, la tranquilidad del tráfico, el paso por la panadería, y el regreso ojeando los titulares y las fotos. Esa compra del medio gráfico está destinada sólo para  momentos especiales, para acontecimientos que lo ameritan: un partido histórico, un logro particular o la previa de algo groso. Él lo sabe, por eso disfruta tanto del ritual.

La realidad es que, en esta oportunidad, no ha pasado mucho en el mundo del fútbol como para adquirir el diario. La duda es futura, lo que va a venir puede modificar sus ánimos del resto de la semana e incluso del resto del campeonato. Seguramente ese jugador que había firmado sólo hace unos días estaría ansioso por debutar esa misma tarde, pero para él esta sería la peor tortura posible.

Este tipo le desagrada.  No iba a confiar ni derramar una gota de esperanza en la participación de este jugador en ningún partido. Prácticamente la dirigencia había echado por borda siete años de seria gestión: entregando buenos balances, decidiendo sobre las diferentes actividades, contratando buenos jugadores, respondiendo a las necesidades del socio y estabilizando las finanzas y el prestigio del club. Pero en esta oportunidad, él sentía, que se había ido todo al carajo. El club perdía credibilidad, y todo lo que él lo había defendido dejaba de tener sustento. Y lo pensaba en vos alta y esto parecía una exageración: ¿Años y años de buenas decisiones futbolísticas y extra futbolísticas tiradas a la basura por el préstamo de un jugador?, así era, así lo sentía aunque suene a fanático, cosa que él detesta, y cuestión por la cuál ha discutido tantas veces con otros enceguecidos.

 

 

Palabras más, palabras menos pensaba que: “Franzoia es un jugador puteable. Es la primera elección a la hora de despotricar, por que es exasperante, híbrido, imberbe, tiene una angustia, una tristeza en el rostro y en cada movimiento. Básicamente, no entiende el juego. Es impresentable, siempre elige mal, siempre confunde los caminos, los medios. Por momentos parece daltónico. No lee las jugadas, ni los movimientos de sus compañeros. Cuando hay que tirar encara y cuando hay que pasar patea. Llega mal parado, no aprovecha los espacios, no resuelve en momentos claves, no tiene remate y es demasiado liviano. Es normal que se caiga: que patine, que lo tiren contra los carteles, que trabe y pierda la estabilidad, que lo muevan en el aire y aterrice despatarradamente por que ni siquiera sabe caer, y no es útil ni para que le cometan infracciones”.

Pone la pava en silencio y prepara el mate. A simple vista no visualizó donde está el recuadro que habla de Unión pero se le ocurre no apurar el remate final. Después de todo al partido le faltan como cinco horas y el ritual que está llevando a cabo, recién empieza, así que no hay razón de amargarse tan temprano y con el estómago vacío.

Arranca en la tapa y recorre detenidamente los titulares. Ceba un par de mates, que intercala con  un vigilante, mientras va desmenuzando las tablas de promedio, el medallero, la frase del día y los tweets de los deportistas famosos. Cruza toda la info de los equipos grandes, se encuentra con la pagina central y sabe que el momento crucial está cerca. Por suerte, un resumen de goles lo distrae del diario y presta atención a la tele mientras se sirve otro mate. La página que presenta el partido tatengue está cada vez más cerca.

 

 

Cuando al fin se decide, gira lentamente y encuentra el recuadro con las formaciones de ambos equipos. No hace incapié ni en el título, ni en la fotografía, sino que se queda sólo con los suplentes. Pasa por alto el horario, la cancha, los titulares y el técnico, ya todo lo sabe, piensa que no necesita releer esos datos por que hace rato que Unión no tiene sorpresas: puede no tener gol, creatividad, estética futbolística o muchas ocasiones de marcar, pero Unión tiene identidad, tiene una manera,  la defiende, cree y confía en ella, quizás hasta hoy, quizás a partir de Franzoia esto no sea así.

Revisa las seis variantes lenta y suspensivamente, en realidad primero lo hace como una ráfaga, como de un golpe de vista, buscando una “F” que sobresalga de la lista de nombres.  Luego sí, lo hace lentamente, como para asegurar que eso que creyó casi intuitivamente era cierto, y que al fin Andrés Franzoia no iba a participar de la partida.

 

 

El sufrimiento deberá esperar un fin de semana más. El ritual se podrá repetir la próxima fecha y ahí, en esos seis recuadros quizá esté firmado el nombre y el apellido del jugador más puteable de la historia de Unión de Santa Fe. Y ahí, frente al televisor,  seguramente cuando el segundo tiempo arranque se empezará a mover con la pechera puesta y ese pelito lacio y delicado que lo caracteriza. Luego de picar y ahogarse, estirará los músculos y será llamado por Frank Darío Kudelka, y el periodista de turno anunciará su debut. Se acercará a la mitad de la cancha y el estadio 15 de Abril aplaudirá por última vez su participación efímera e insulsa. Se ubicará por izquierda o por derecha, da igual, por que no marcará diferencia por ninguna de las dos bandas. Pedirá la pelota tímidamente y tirará un centro sacándose la responsabilidad de encima. Y ahí, en ese instante empezarán a conjugarse los factores normales, y todo el mundo recordará a la madre que lo parió a ese amargo.

LEANDRO ROJAS

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s