El Viejo Continente, Estadísticas y Análisis

EL PUTO AMO DE ESPAÑA

En la obtención de su liga número 32, Real Madrid logra superar records INCREÍBLES para esta parte de la historia del fútbol. Los goles, los triunfos, los puntos, las rachas, todo lo han quebrado. Fue un equipo con un patrón de juego definido: agresivo en la presión, sólido, pragmático y corto para defender, pero explosivo, versátil e imprevisible para atacar. Un plantel largo, repleto de grandes jugadores dentro de los titulares y un banco de suplentes envidiable: fue el equipo galáctico, al estilo Madrid.

Imagen

Casillas. Fundamental en cada definición. Cuando se rumoreaba que las discusiones con su técnico lo podrían sacar del arco merengue (el técnico se enojó por que el portero invitó a cenar a Xavi, Iniesta y Puyol), él hizo uso del arma más preciada que tiene un jugador de fútbol y disipó todas las especulaciones. Simplemente habló poco y atajó todo lo que pudo, y vaya si lo hizo bien. Seguramente después de las tapadas a Robben en la final del Mundial 2010, las de esta temporada blanca serán las más recordadas.

Pepe, Ramos y Marcelo. En un mismo escalón pero con leves particularidades: el primero se ha convertido en uno de lo emblemas de Mourinho, ha marcado el paso y la fuerza con la que se defiende cada pelota, ensucia todo y sale siempre ileso. Sergio es igual de importante en el aspecto defensivo, ha perdido proyección y esa sorpresa a la que nos acostumbraba en temporadas anteriores pero se mantiene regular y casi no tiene fisuras. Y Marcelo logró darle salida limpia y entrega segura para las diabluras de CR7. El brasileño fue socio del portugués en muchos partidos y conformó un tándem izquierdo muy versátil.

Xabi Alonso, Khedira. La dupla que marca el paso. Manejan las líneas y llevan el partido adonde lo pida el técnico. Siempre entregan bien, no se cargan de faltas (aunque saben como y cuando darlas) y ambos llegan al gol por distintas vías. Acoplados a la línea de cuatro defensores, son los que le dan identidad defensiva al team de Mou.

Imagen

Özil, Benzema y Dí María. El alemán fue la exquisitez de la liga. Ni Xavi, ni Iniesta, ni Cristiano, ni Messi. Mesut Özil asistió, gambeteó y marcó goles con un estilo diferente al de todos los nombrados. Siempre frío, siempre pensando, siempre serio casi extraño, una sensibilidad dichosa de una zurda prodigiosa: BRILLANTE.

El francés fue fundamental en la segunda parte del año: cuando Özil desaparecía y Ronaldo estaba errático, Karin puso el pecho y jugó por ambos. Aguantó y pasó, asistió milimétricamente y marco muchos goles importantes. Por último, “Angelito”, sostén de una buena primera mitad del año: dominando las tablas de asistencias, obligando con su ida y vuelta y marcando goles excelentes. Las lesiones lo dejaron fuera del equipo en la segunda parte de la temporada.

Cristiano. El record. La diferencia, lo contundente, lo inexplicable. Mientras más juega, más goles hace. Mientras más crece, más aprende. Sacando los gestos y sus caritas, el restro es irreprochable y casi indefinible. Marcarán una época en ese dualismo con Messi, y será difícil encontrar otra pareja de genios que se provoquen y superen constantemente.

El Banco de Higuaín, Kaká, Callejón, Carvahllo, Altintop, Coentrao, Granero, Lass, Varane y Albiol. Pipa termina la liga con más de 20 goles, vuelve a marcar en la fecha de coronación y a pesar de sufrir las rabietas de Mou continuó creciendo para aportar cada vez que lo necesitaban. Ricardo Kaká ha sufrido la regularidad y brillantez de Özil: al margen de eso, le costó encontrarse un lugar dentro del sistema y se lo notó lento en sus resoluciones, aunque tuvo algunos partidos importantes, inclusive con gol. El resto de los suplentes (titulares en los “otros 18” equipos de España), han participado poco, y entre ellos está Conentrao, que le costó 30 millones de Euros (David Silva, le costó 33 al City).

Imagen

Mou. El primer técnico en ganar las tres ligas más importantes del mundo. En las tres (Italia, Inglaterra y España) siempre tuvo la mejor plantilla de jugadores, y  ha todos los convenció, les implantó el sistema y desgastó a la mayoría de sus rivales con un juego físico impecable y una transición agresiva y concreta. Dentro de la cancha, siempre su asignatura se llamará Barcelona: es el único rival que lo obliga a cambiar sus creencias y fundamentos, todo lo que piensa y siente que es ideal, se va por borda al enfrentar al equipo culé. Siempre que le ganó o le robó algo, lo hizo parado en otra zona del campo, empleando otros procedimientos, y resignando posiciones ofensivas, esas que llevan hoy al Madrid a tener cifras gigantescas. Por que el Real es un equipo sumamente OFENSIVO, salvo, cuando juega contra el Barça.

La imagen y la historia Madridista. Los gestos y las palabras de este equipo no han estado a la altura de la memoria de esa camiseta. Ese conjunto lo han vestido SEÑORES JUGADORES: Di Stefano, Butragueño, Valdano, Fernando Hierro, Raúl, Casillas, por nombrar sólo a algunos. Su comportamiento deportivo ha sido ejemplar, ha sabiendas del lugar que ocupan y lo que representan para la sociedad y fundamentalmente para la juventud. Este Real, el de Mou, de Pepe y de Cristiano, ha contagiado y expandido rechazo, bajeza y repulsión. Se lo han ganado y se lo merecen, tanto como la liga número 32.

LEANDRO ROJAS

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s