De Genios y Magos, Debilidades, En el Interior e Inferiores, Para Volar

200 FOTOS

Hay 200 fotos. Las paso de izquierda a derecha, y al revés. Las miro sólo, con Yumi, Bebeto y Marquitos Ulla, las miro con El Equi y Pablito Rulli mientras volvemos. Se las regalo a mi mujer cuando llego a Rosario. Hago zoom en varias, me quedo en los encuadres, disfruto de las sonrisas, de muchas manos sobre hombros ajenos, me quedo en los unos al lado de los otros, de fondo el parque, los rollos, el humo, la tribuna, los árboles, la pileta, el frente, la canchita mediana, los pinos, la rural, los vestuarios, la tormenta, el sol y la pasión, la pasión como fondo y como figura, la pasión como actor principal y en su máxima expresión.

Hay 200 fotos. Muchas retratan la antítesis de la explosión: la primera es la foto pactada, la que va para la historia, la que retrata la conjunción de un grupo, la que nos muestra un proceso de trabajo, la que demuestra que hasta acá llegamos gracias al esfuerzo de más de 15 jugadores, la que representa a un plantel de profesional.

Hay 200 fotos. De la llegada de nuestros players, de los árbitros, las banderas colgadas, los hermanos Lasso cerca del área grande, la banda del parque preparada, Gaspar Driussi, Fer Ferrero y Miguel Gorosito pidiéndome una, las chicas de siempre (las del rincón del buffet, las que mantienen vivo el face de San Martín), la platea llenándose, la barra llegando a su popular, la gente en los rincones, acomodándose las tensiones, el cuerpo y preparando el espíritu.

Me inclino en esa posición de la que tanto se ríe chucho y retrato el ingreso de nuestros jugadores, saco una, dos, tres, diez, quince fotos de los jugadores entrando y el fondo siempre es distinto, el cielo se torna rojo, luego negro, se mezcla el gris, aparece un codo de la platea, nuestro banco de suplentes, se cruza una lágrima; se me va la profesión a la mierda, como que quisiera saltar y gritar, pero pierdo el foco, se me mueve una foto. Nacho me llama, tiene un bebé en brazos, le guardo el recuerdo mientras el resto se prepara. Saco la del equipo, sigue cambiando el fondo y por un momento siento que estamos sólos, que todo ese cielos de dos colores flota con el viento y hace que nadie vea a la gente de sastre, y ellos se quedan mudos, atónitos ante semejante recibimiento. Estoy agachado de nuevo, se demora mi salida, Manzana pica hacia un costado y vuelva mirando de frente para un instante hermoso, saco tres así, el humo sigue ahí, es protagonista, parece un infierno imposible de apagar. Me pongo de pie, sé que tengo que salir, pero antes me llevo un regalo: Chucho, que siempre anda haciendo lo correcto, estaba pateando tarritos de humo para afuera, la cámara aún está prendida, la corro a un costado para no dañarla y me como el abrazo de un amigo.

Después de eso hay un vacío. La cámara permanece apagada durante noventa minutos. Varios me lo van a recriminar, pero mi respuesta y mi gesto hará que entiendan la imposibilidad de vivir y retratar una jugada, una quite, una gambeta, una final.

 

Hay 200 fotos. No se enciende apenas termina el partido. Hay demasiada adrenalina, hay muchos abrazos que dar, hay muchas realidades que gritar, hay una camiseta que tenía que revolear,  un hermano y un padre con los que me fundí y otro hermano al que le tuve que avisar a gritos que algo bueno había pasado. Después de eso la calma, pasajera, pero la suficiente como recuperar el pulso y seguir sacando fotos desde la platea: la gente de la popu, la furia del dicky, Figoseco padre y Figoseco hijo, nuestros jugadores empuñados y sin tocar el piso, Cachilo, Miguel, El Mono, Rodrigo Denhoff con la espalda al aire, Nuestro Presidente ahí, entre ellos, Pablo Simoni, Gustavo Paris, y saltos, y más saltos. De a ratos canto, de a ratos lloro, de a ratos trabajo para el anuario, de a ratos pierdo la cordura, salivo un poco para afuera, pienso en Sebastián y su rodilla, pienso en mi vieja y en su vida y perseverancia, me abrazo como loco con la Toti Lell, y el Rolly que no me encontraba, Edgar que está como yo: tiene mi cara, mi sonrisa, mi locura y miro alrededor y escucho que Mauro Pereyra me grita: “Por fin Leito” o “Por fin cabeza” (dos formas de recordarme muy normales en él).

Miro lo que escribo y pienso que a partir de acá,  hay 100 fotos más, hay un video esperando la salida de los jugadores, hay poco pulso, mucho ruido y más movimiento, hay una cámara que no se apaga, que no se queda quieta, hay voces entrecortadas, carcomidas, mezcladas entre lágrimas y tensión, gritamos sin sentido, a veces no seguimos la letra ni el ritmo. Algunos dicen: “dale rojo” y al mismo tiempo otro grupo canta: “ole, olé, olé…” y otros aclaran lo del domingo y que cueste lo que cueste. Yo giro en el medio, a veces canto una parte de una y un pedacito de la otra, la cámara sigue prendida como a cincuenta centímetros de mi cabeza, hasta donde me llegan los brazos, hasta donde me deja el cansancio.

 

Miro lo que escribo otra vez y pienso que no lo tengo que publicar, que mejor lo guardo para el anuario, y enseguida me digo que no, que ni loco, que es en vano, que estoy seguro de quien nos guía, quienes nos defienden y quienes nos forjaron, que estoy orgulloso de haber nacido donde y de haberme criado con los que me crie, que no estoy seguro si se juega, jueves o domingos, o de tarde o de noche, pero si estaba seguro que todo esto tenía que salir y que esto es una parte importante de algo que todavía no se terminó de construir. Así que mejor no guardar palabras, no retener sentimientos, y dejar que el fútbol fluya.

 

LEANDRO ROJAS

Anuncios
Estándar

2 thoughts on “200 FOTOS

  1. MARCELO NUÑEZ dice:

    LEA… TREMENDO LO QUE ESCRIBISTE, MAS SIENDO URUGUAYO… TRABAJANDO EN UN MEDIO DE COMUNICACIÓN YO, EN DONDE TENES QUE SER LO MAS IMPARCIAL POSIBLE… EL SENTIMIENTO Y LA PASIÓN SE TE VA DE LAS MANOS… COMO NO PUDE HACERLO EN TODO EL AÑO… POR RESPETO AL TRABAJO Y A LOS DEMAS… NO AGUANTE.. ME GRITE TODOS LOS GOLES SE ESCUCHABA TODO EN EL PROGRAMA… EN LAS IMAGENES DEL PARTIDO… PERO LA PASIÓN Y EL HINCHA ME DESBORDÓ!!!

    MUY BUEN RELATO… NO TE CANSAS DE LEERLO… YA LO LEI COMO 5 VECES… Y ES ATRAPANTE, SE VUELVEN TODAS PERO TODAS LAS IMAGENES… CERRAS UN SEGUNDO LOS OJOS… Y VUELVE ESA FINAL!!!

    ABRAZO ENORME…

  2. LEANDRO dice:

    Gracias a todos los que reavivaron este blog con sus lecturas sanmartinenses!!!!

    A los que comentaron en el FACE, a los que lo leyeron varias veces y a vos Marce, que te animaste a escribir lo que te salió del corazón, MIL GRACIAS.!!!

    Estas cosas te mantienen las ganas de expresar y te dan fuerzas para seguir compartiendo con la gente que uno quiere.

    Gracias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s