Debilidades, El Viejo Continente

EL CALCIO HACE BIEN

Un partido como Milan – Udinese, modifica un domingo: te cambia el tiempo, los minutos pasan distinto, las distracciones son menores, la atención está más canalizada, los comentarios son más profundos, los relatos se interrumpen menos, hay menos espacios para llenar y más goles para gritar.

Un partido como Milan – Udinese, confirma algunos planteos: de que esa liga está cada vez mejor, de que jugadores y técnicos cada vez se atreven más, de que los chicos pelean con argumentos, de que los grandes atacan con mucha hombría, de que hay más de quince equipos capaz de pelear y jugar durante noventa minutos de igual a igual. Confirma que esta intención de cambiar, de darle un viraje a aquella reputación defensiva reluce por todos lados.

Un partido como Milan – Udinese, se merece ser mirado dos veces: buscarlo en la web, revisar la repetición, y admirar, las propuestas de un equipo visitante agresivo, veloz y punsante; y la soltura de un gigante herido que perdiendo por 3 a 1 tira a la cancha a PATO, CASSANO, ROBINHO e IBRAHIMOVIC. Y cambian ataque por ataque, y se ceden el protagonismo, y entra un punta por otro, y el partido sigue vivo, vaivenes, opciones y errores también, obvio. Pero antes que nada un gran espectáculo.

¡¡HAY QUE MIRAR MÁS CALCIO!!; Hay que tomarse el tiempo para observar al PALERMO: no sólo por Pastore y Miccoli, juegan bien Nocerino y Migliaccio, también Ilicic y el chileno Pinilla, desbordan Cassani y Balzaretti, y es un equipo en constante crecimiento. Es muy bueno lo de NAPOLI y lo de LAZIO, tienen intenciones de jugar tanto PARMA, como BARI, también FIORENTINA, SAMPDORIA, CATANIA Y CAGLIARI. Incluso LECCE y BRECIA, con sus limitaciones y su comprometedora posición en la tabla. Y detrás de eso están los históricos, INTER (en transición), MILAN y JUVE (ambos en pleno recambio) y la ROMA (mi gran favorito, por lucha, presencia y juego). Muchos equipos ponen tres puntas, aparecen los enganches, los laterales van al ataque y hay grandes carrileros propensos a jugar por abajo.

Un partido como Milan – Udinese, llama la atención, invita a inmiscuirse, empieza a romper los esquemas y abre el debate hacia diversas aristas. No son casualidades, sino causalidades: Trabajo de entrenadores jóvenes, de apuestas, de apertura a los cupos extracomunitarios, de intenciones distintas, de las ganas de gestar algo nuevo, de las ansias de alcanzar objetivos con otro sabor, con sabor a fútbol bien jugado.

En Inglaterra y España, los grandes (Chelsea y Manchester en la Premier) marcan demasiadas diferencias: tienen pocos partidos que perder como visitantes, son infalibles de local, dominan el balón, las circunstancias y los tiempos de la mayoría de los partidos, golean a sus rivales con cifras irrisorias, ridículas, propias de copas locales o de equipos amateurs (sacando Barça, que tendrá una página de oro en la historia del fútbol mundial, no puede ser que WIGAN, SUNDERLAND, BIRMINGHAN, WEST HAM o algún otro pierdan 5 a 0, 6 a 1 y 4 a 0, durante tres fechas consecutivas); No puede Chelsea ganar constantemente sus partidos como si fueran sets de tenis. Eso atenta contra el espectáculo, desvaloriza los triunfos y sus rivales.

Aún espero que un gran filósofo del Fútbol, rectifique algo de lo que piensa (o pensaba hace tiempo atrás) sobre un CALCIO diametralmente opuesto a ese que lo hacía engordar de tanto ir a la heladera en busca de una distracción. Ángel Cappa habla mucho con Javier Pastore, seguramente “el flaco” algo ya le comentó…

LEANDRO ROJAS

Anuncios
Estándar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s